Lineamientos Generales para los Municipios de Oposición.

Los Municipales de Oposición, que se identifican por su sigla MDO, son una estructura  de oposición institucional a la estructura oficial.  Por lo que, no manejan los recursos económicos y administrativos de la comunidad. Por tanto, su responsabilidad es representar a los ciudadanos, demandando y exigiendo al Gobierno el cumplimiento de sus funciones en virtud de satisfacer las necesidades de la población, que es la razón para la que ellos mismos se han auto designado.

Por definición, los MDO no son una organización política partidista, ya que representan a todos los ciudadanos, independientemente de su posición política, religiosa o cualquier otro grupo social. Por tanto, los MDO no convocarán o participarán en movilizaciones que no se correspondan con las demandas sociales, con base y respaldo popular.  Los miembros de los MDO se abstendrán de asumir posiciones que comprometan su imagen con los intereses de la población, como son realizar huelgas de hambre y otras acciones relacionadas con sus intereses individuales o personales.

Los MDO son una estructura horizontal, a partir de la división política administrativa del país. La decisión surge de la necesidad lógica de crear mecanismos de vinculación con las masas. Los MDO no cuentan con una estructura vertical, cada municipio es independiente uno del otro y goza de plena autonomía.

Los MDO no pueden prestar servicios, distribuir bienes y productos o realizar obras sociales, etc. que los aparten de su verdadera función: representar a las masas y entablar las demandas sociales.

Es una responsabilidad estratégica de los MDO ganar representación ante la población a partir sus demandas sociales, desde lo individual hasta lo colectivo. Las demandas sociales son los pilares de los fundamentos políticos, no se puede ver una cosa separada de la otra. La representación política se adquiere liderando las aspiraciones sociales de la población.

Los MDO se estructuran desde la base, con delegados a nivel de circunscripción y comisionados temáticos a nivel de municipio, que serán los que recogerán las inquietudes o quejas de los individuos, principalmente aquellas que el gobierno ha rechazado o dejado en un limbo de solución. Las personas afectadas o víctimas de la negligencia estatal deben conocer que su caso está siendo atendido por el comisionado de oposición correspondiente o el delgado del MDO, porque son quienes deben rendir cuentas de las gestiones realizadas, para lograr el reconocimiento de la población y que ésta, pueda identificar quienes son sus verdaderos líderes sociales.

Los delegados de los MDO, a nivel de base o circunscripciones, tienen que estar al tanto de las situaciones individuales de los ciudadanos y presentarlas al Comisionado correspondiente, a la vez que le pasa copia al Delegado del Poder Popular. La sumatoria de todas esas irregularidades serán el contenido de una demanda que firmada por el Comisionado que corresponda y el presidente del MDO, presentarán al Poder Popular Municipal y sus respectivas Direcciones, según corresponda: Vivienda, Salud, Transporte, etc. Los casos de competencia jurídica, los Comisionados de Derechos Humanos también presentarán las reclamaciones ante la Fiscalía Municipal, Provincial o Militar según corresponda.

La estrategia ante la actitud de indiferencia o de oídos sordos, que las autoridades gubernamentales puedan asumir a los reclamos presentados por los Comisionados, será la divulgación masiva de las deficiencias recogidas en las demandas. Las demandas representadas y acreditas por  una  nueva entidad social interna de oposición, les roba el espacio político y representativo a las autoridades oficiales.

Los reclamos masivos, no necesariamente tienen que ser manifestaciones públicas, tal vez puedan aparecer espontáneamente en etapas subsiguientes, cuando las masas adquieran una mayor conciencia y responsabilidad en la toma de decisiones. Sin embargo, las demandas masivas hacen un gran efecto, denotan acciones más civilizadas, participan entes pensantes y  ponen en menos riesgos a la población, que casi siempre queda como víctima del exceso y abuso de la fuerza.

El ejercicio del poder social, la vinculación con las masas, el conocimiento de la realidad de cada sector y un liderazgo bien ganado hacen de los MDO, la cantera natural de los nuevos líderes en un futuro gobierno democrático en Cuba. Por esta razón es contraproducente que integrantes la Comisión Municipal de Oposición estén en trámites de salida del país, o que esa sea su prioridad. Eso los descalifica moralmente ante la población, porque no hay convocatoria posible ni una convicción política que venza el miedo, con una visa de refugiado en la mente o en el bolsillo.

Los MDO son una redefinición de la oposición, conocida como oposición institucional, la que requiere nuevos perfiles, desde el comportamiento ante las fuerzas represivas hasta una imagen de liderazgo y representatividad, que incluye desde el uso de modales correctos, porte y aspecto y postura de una oposición profesional representativa. Los líderes deben despuntar como futuros cuadros de un gobierno democrático, pero formándose desde ya. Hay que preparar las personas con condiciones de ser elegibles y los mecanismos de elegir. Hoy la oposición en general no está en capacidad de elegir un liderazgo nacional que sustituya el gobierno en el poder, ni cuenta con una propuesta organizativa que la población se identifique con ella.

Las actuales circunstancias imponen algunas improvisaciones, pero los MDO tienen que lograr la renovación constante, premiando la evolución y desarrollo de los Delgados y comisionados, por su servicio a la población. Solo así se obtendrán los mejores cuadros, como futuros servidores públicos.

El desarrollo y fortalecimiento de los MDO son una responsabilidad y una obligación de los que han llegado por conciencia a formar parte de la oposición institucional. Eso le impone asumir una actitud ejemplar ante la población que pretenden representar. Los promotores de la iniciativa a cualquier nivel deben concertar una reunión con todos los líderes de la oposición y de la sociedad civil de su radio de acción - en este caso el municipio - para pedir su cooperación, faciliten la logística y brinden el apoyo de sus activistas y militantes para formar la gran de red de los MDO.

Si se aspira a formar un gobierno democrático, se necesitan líderes capacitados para ocupar los cargos a cualquier instancia. Los diferentes Comisionados deben hacer un inventario físico y situacional de toda la infraestructura de su municipio, y cuando las circunstancias lo permitan, trazar proyecciones de las necesidades básicas de su sector, a partir de las demandas sociales. Hay que lograr en el menor tiempo posible  la capacidad de formar gobierno, que hoy no existe.

Las tareas de un Municipio de Oposición son tan amplias que se necesita de la participación de toda la fuerza activa de la sociedad. Por tanto, es necesario identificar de todos los factores que puedan conseguir el contacto directo con sus conciudadanos municipales.

La efectividad del trabajo de los MDO podrá medirse de acuerdo a su capacidad de documentar las irregularidades que son motivo de quejas de la población.  El rebote de esa información será la mejor arma que tendrán los Delegados y Comisionados para emplazar  a las autoridades gubernamentales. Todos los Municipios de Oposición, por esa razón deben tener un blog que refleje sus actividades que sean de interés público, tanto nacional como internacional.

Los Municipios de Oposición funcionan de forma autónoma, no hay una Dirección Nacional de los MDO, ni representantes. Los promotores servirán de hilo conductor para promover y canalizar sus necesidades, difundir y supervisar la implementación del proyecto, tanto a nivel nacional como internacional. 

Cada Delegado sube a los Comisionados de los MDO un informe de los medios básicos, inmuebles, centros de servicios, de salud, educacionales e industrias en su área de atención. Los delegados de los MDO, además de la información que reciben directamente de la población, deben tener activistas que lo apoyen en su trabajo de búsqueda, documentación y verificación de las informaciones.

Los  MDO  como cantera de líderes democráticos para la administración pública en la transición política, tienen que proyectar personas que acumulen experiencias y reconocimiento social.  Sus integrantes a cualquier nivel, no deben tener aspiraciones migratorias, deben estar entre aquellos que renunciaron a abandonar el país o por otras razones y circunstancias no lo abandonarán. Los que decidan emigrar deben informarlo de inmediato y renunciar a su cargo, tan pronto su salida sea aprobada o inminente.

Los partidos políticos de oposición y las organizaciones de la sociedad civil pueden liberar miembros para que ocupen cargos en los MDO, pero esa será su nueva responsabilidad, por lo que deben abstenerse de participar en actividades partidistas o de oposición ‘confrontacional’, que no estén vinculadas con las demandas sociales, acompañadas de reclamos populares.

Los integrantes de MDO, tienen que estar calificados para desempeñar los cargos asignados en un ejercicio real de gobierno. La definición política y social son atributos importantes, pero hay que tener en perspectiva una oposición profesional, con capacidad de formar gobierno, en el momento preciso.

Los cursos y seminarios sobre gobernabilidad y administración pública son premisas que deben ponerse en práctica en el menor tiempo posible. Los  presidentes de los MDO deben conocer desde las circunscripciones con que cuenta su municipio hasta su infraestructura económica y social. Los Comisionados deben dominar a la perfección las interioridades del sector que representan y los Delegados deben conocer todos los detalles de su circunscripción.

Los MDO no son una organización política de oposición partidista, por lo que no pueden establecer alianzas con otras organizaciones opositoras, pero si pueden realizar hermanamientos con otras instituciones municipales nacionales o extranjeras, con vista al fortalecimiento del trabajo de organización y administración municipal.

La masividad es una de las principales herramientas del proyecto de los MDO. Una capacidad potencial de trabajar en todos los municipios del país da la oportunidad de formar un sinnúmero de representantes municipales de los MDO, que posibilitarían una buena selección durante un proceso real de elecciones. Los Comisionados podrían convertirse en verdaderos especialistas de su actividad y dirigir futuros ministerios o departamentos municipales y provinciales.

Estas aspiraciones democráticas hacen que todo miembro de los MDO aproveche todas las circunstancias para darse a conocer. Es una obligación de cada uno de ellos identificarse bajo la condición de miembro de los MDO en programas de radio, entrevistas o presentaciones públicas. Esto implica que los miembros de los MDO solo deben responder a sus directrices. El compromiso con otras organizaciones internas o radicadas en el exterior, limita su independencia y compromiso con la democracia institucional.

Los promotores son los encargados de formar los MDO bajo las nuevas concepciones del Proyecto de los Municipios de Oposición, Las Normas Metodológicas y estos Lineamientos Generales. Los MDO existentes deben realizar un trabajo de fortalecimiento y reorganización bajo estas actuales prerrogativas.